lunes, 5 de abril de 2010

Flexibilidad con Scrum: Conclusiones

Ya hace bastante tiempo que escribí sobre el curso “Flexibilidad con Scrum” que estaba organizando. Y mucho más tiempo desde que surgió la idea. Pero el tiempo pasa volando, y por fin el curso se celebró esta semana, así que hoy, tras despedir a Claudia Ruata (Juan Palacio ya se había marchado el viernes), es un buen momento para reflexionar sobre lo que ha pasado estos días.

Para mí ha sido una experiencia inolvidable. Las personas con las que pude hablar, al ir acabando el curso, estaban muy contentas y lo valoraban muy bien. Probablemente esa fuera una de las mayores recompensas por el tiempo que había invertido en la organización. Que algunos se acercaran a mí y me felicitaran por el trabajo o me agradecieran lo que había hecho es algo que me ha hecho sentir realmente bien. Cuando empecé con esto estaba convencido de que sería algo muy positivo para los profesionales de aquí, y es reconfortante comprobar que no estaba equivocado, y ver que estaban contentos con el resultado.

La segunda recompensa ha sido conocer a Claudia y su madre, y Juan y su familia. Hoy le comentaba a Claudia (y lo hacía de corazón) que hasta ahora la admiraba como profesional… pero ahora además la aprecio como persona. Lo mismo me ha ocurrido con Juan. Son personas fantásticas y el simple hecho de haberlos conocidos ya era un buen motivo para organizar el curso. Es muy agradable “trabajar” con personas así y espero que este sólo haya sido un primer punto de un largo camino, y que volvamos a coincidir pronto.

Carlos Ble ya ha grabado un podcast en el que Claudia y Juan explican qué es ScrumManager, entre otras cosas. Y en el que yo explico, en mi opinión, por qué tuvo tanta aceptación la convocatoria del curso. No voy a repetirme (a escuchar el podcast :-) ) pero sí que me faltó un punto muy importante, y ya no es por qué la convocatoria tuvo éxito, sino por qué me fue posible darle forma. Creo que básicamente, hay cuatro razones:

  • La principal es María, mi pareja. Tanto en esto, como en todo lo que hago siempre tengo su apoyo, y eso me da fuerzas para afrontar cualquier proyecto. No es que ella me apoye en mis proyectos, es que hace casi seis años que mis proyectos y sus proyectos se han convertido en nuestros proyectos, y juntos los hemos ido afrontando. Ella es la responsable de que muchos tuviéramos un sitio en el que almorzar durante los días del curso, que tuviéramos preparado el libro de ejercicios, etc., etc., … No soy muy ducho en literatura, así que hago mía una frase de la película “Una mente maravillosa” para expresar lo que pretendo decir: "He buscado en lo físico y en lo metafísico, y sólo en las ecuaciones del amor he encontrado alguna lógica. Estoy aquí gracias a ti, tú eres mi razón de ser, tú eres todas mis razones. Gracias"
  • Evidentemente, sin Juan y Claudia esto no hubiera sido posible. En el podcast, mientras definían qué es ScrumManager, Claudia decía que era un sueño. Cuando alguien vive su profesión con el corazón, siempre está dispuesto a colaborar. Desde el principio apoyaron mi propuesta y trabajaron para que se hiciera posible.
  • El tercer ingrediente fundamental ha sido la situación laboral privilegiada que tengo. Mis jefes siempre han procurado que en la empresa nos sintamos cómodos y que podamos llevar adelante nuestras inquietudes. El entorno que han creado permite que trabajar no sea una mera obligación para mí, y eso me hace crecer profesionalmente y mantener la ilusión para mejorar. Digamos que ese entorno mantiene viva la misma llama que me llevó a plantear este curso. Sin todo esto, y sin la flexibilidad que ofrecen, probablemente la situación hubiera sido bien distinta.
  • El último punto se refleja mejor con una anécdota: necesitaba unos altavoces para uno de los grupos, y Yeray Darias se ofreció a llevarlos. Justo el primer día de curso del segundo grupo, al llegar a la universidad y ver a Yeray, pensé que se me había olvidado recordarle que contaba con los altavoces, y se lo comenté. Pues al mismo tiempo que yo dije “pero sabía que podía contar contigo” él decía “tú sabías que podías contar conmigo”. Esto es una realidad, y saber que para cualquier proyecto de este tipo puedo contar con personas como Yeray y otros más, facilita mucho las cosas.

En resumen, puedo decir que ha sido uno de los mejores proyectos en los que me he embarcado, ya que ha servido a muchos, he aprendido muchísimas cosas (tanto por participar en el curso como por todo lo que ha ido ocurriendo en estos días) y ha sido un verdadero placer conocer a un grupo de personas increíbles.

6 comentarios:

  1. Creo que te ha faltado añadir un punto más a lo de las razones por las que salió tan bien el curso y es tu forma de ser. Mucha gente se cree que se lo tienen que dar todo hecho, se quejan de la situación que viven en su trabajo, en su familia, etc.. pero no miran que es lo que pueden hacer para mejorarlo.
    Admiro mucho a la gente que tiene iniciativa y que se mueve. La idea de organizar el curso era bastante simple, tú querías recibirlo y la mejor forma para eso era organizarlo en Tenerife, otras personas habrían buscado cursos similares en la península y le habría "exigido" a la empresa que se los pagaran..
    Por último, dale las gracias a María sobre todo por lo de los restaurantes para comer, sin ella no se qué habríamos hecho. Y la próxima vez (ten por seguro que ya te convenceremos para que haya más) pide más ayuda.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Apoyo en gran parte lo que dice Mariluz. Y creo que te he felicitado ya Gregorio, pero no he dicho nada de María, muchas gracias por lo de los restaurantes. Pero lo de encuadernar los libros de ejercicios no tiene precio, 50 cuadernos!!!

    Por mi parte también ha sido un placer conocer a Juan y a Claudia ya que son grandes profesionales y personas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Nos hacéis sonrojar.
    Muchas gracias. Aunque parezca un tópico obligado, lo digo como lo siento: conocer a "personas" como vosotros no es frecuente, y ha sido lo mejor del viaje.

    Un abrazo
    Juan

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a los tres por pasarse por aquí ;) Y gracias en nombre de María.

    Mariluz, en cuanto a lo de pedir ayuda… Sabes que siempre he apostado por fomentar la participación y que aprendamos todos los unos de los otros. ¿Recuerdas apcom (aprender compartiendo)? Intentaba formar un equipo abierto para esto mismo. Fue un fracaso… snif snif, y ha pasado bastante tiempo (más de un año), pero yo sigo pensando como aquel entonces, siempre con las puertas abiertas y siempre intentando fomentar cosas de este estilo. Pero lo de pedir ayuda ya se me atraganta un poco (ya sabes como soy), prefiero que sepan que siempre estaré metiendo el hociquillo en cosas como esta y que estoy encantado de que otros se unan y así trabajar juntos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me uno a las felicitaciones, tanto por la iniciativa que has tenido, como por el gran resultado conseguido. A ver si a alguno de nosotros "se nos pega" aunque sea un poco de esa iniciativa, y podemos ofrecerte en algún momento un curso en el que tengas el disfrute sin tanto trabajo (que sí, que la satisfacción del trabajo bien hecho es genial, pero el estres que genera no lo quita nadie ;)).
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Lucía. La idea, más allá de poder realizar el curso, es esa... intentar "contagiarnos" los unos a los otros para seguir avanzando ;)
    Entre lo que hemos visto en este curso, y lo que espero ver la próxima semana, espero que tengamos mucho que "contagiar" en el equipo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar